Había encontrado instrucciones muy sencillas para llamar a los demonios y someterlos a su voluntad.

Una y otra vez. Mientras tocaba, gradualmente, la sábana empezó a levantarse por encima de su dormido esposo.

El señor Decker quedó verdaderamente sorprendido, pero su gozo fue muy superior. Él no creía en el vudú, pero como era un hombre precavido prefirió no arriesgarse.

-¿Walter Baxter? Traigo una orden de arresto. Vístase y venga con nosotros.

Pero esto no fue más que el inicio de su herejía.

Seguramente lo suspenderían al día siguiente.

El farmacéutico asintió. Salió del mostrador y cerró la puerta principal del negocio, luego caminó hacia el vano de la puerta detrás del mostrador. -Iba a tomar una taza de café -dijo. Venga conmigo y tómese una.

El último hombre sobre la Tierra está sentado a solas en una habitación. Llaman a la puerta…

-¿Acaso importa? -preguntó Sangstrom. No es suficiente con que yo pague por...

De esta forma tenía la posibilidad de decidir en cualquier momento, pues no tendría más que sacar la cápsula de la boca, romperla con la uña y tragar su contenido para ser inmortal.

Un día, Walter B. Jehová se convirtió en solipsista practicante. En una semana su esposa se había fugado con otro hombre, había perdido su empleo de funcionario en una agencia de envíos y se había roto una pierna corriendo tras un gato negro para evitar que se cruzara en su camino.

Había dejado de creer en Dios para creer en dioses, dioses que jugaban con nosotros y no se preocupaban en absoluto de nosotros como personas.

¿Tendría el Poder? Lo probó la mañana siguiente, antes de que ella se marchara; le preguntó cuánto dinero tenía y se lo pidió. Ella le entregó todo lo que llevaba: algunos cientos de dólares.

«Ahora sabemos —escribió Spencer— que un objeto que se mueve a una velocidad superior a la de la luz viaja hacia atrás en el tiempo. Por lo tanto, la flota vengadora debió llegar a su punto de destino, de acuerdo con nuestro tiempo, antes de su partida.»

-Pero -dijo- ¿y si ahora que ya ha sucedido cinco minutos antes de colocarlo ahí, usted cambiara de idea y no lo colocase en ese lugar? ¿No implicaría eso una paradoja de alguna clase?

Lo único que podemos hacer es conservar la fe, y no convertirnos jamás en cínicos y herejes, como mi pobre compañero el obispo Tibault. «Luchamos y morimos, pero no sabemos por qué», me susurró una vez, al principio de la guerra, un día en que nos encontramos uno junto a otro defendiendo a nuestro rey, mientras la batalla rugía en un lejano extremo del campo.

Show more
mastodon.cloud

Recently, the handling of online defamation has become a hot topic on many mass media as well as social media channels. News Article for Reference: https://www.jiji.com/sp/article?k=2020052500387 In response to these reports, it is expected that lawsuits and disclosure requests will become more publicly known; and government agencies will order stricter enforcement in addition to tightening regulations. However, under the current state of Japan, we will not be able to handle the increase of such administrative burdens and will have trouble dealing with it appropriately. Thus, we have decided to stop providing our service on mstdn.jp and mastodon.cloud starting June 30, 2020. We are very sorry for the inconvenience and appreciate your understanding on the matter.